Como “estudiar” el test de la oposición

Una vez que adquieres una determinada base y formación en un tema (el que sea, tráfico, penal, ordenanzas…etc) es conveniente realizar test sobre la materia para “evaluarte” y estudiar en profundidad y detalle cada artículo. Se da la circunstancia de que los opositores fallan preguntas que conocen; los nervios, la forma de preguntar, el grado de dificultad de la pregunta…etc.

Todo influye en un ejercicio test y muchos opositores reconocen tener esos fallos “tontos”. Al principio es recomendable realizar test de 50 preguntas sobre una materia en concreta o tema. Recomendamos de cincuenta preguntas porque realizar, corregir y estudiar este test nos llevará un tiempo aproximado de 120 minutos: por lo que un test más largo no sería recomendable.

Ejemplo de test de cincuenta preguntas:

Una vez realizado el test correspondiente deberemos “estudiarlo” detalladamente y para ello será necesario realizar varias comprobaciones. En primer lugar deberemos:

1- Comprobar las preguntas que hemos fallado

2- Comprobar las preguntas en las que hemos dudado

En necesario (una vez corregido el test) para comprobar las preguntas erróneas tener la normativa y la legislación a mano. En primer lugar, en cuanto a las preguntas que hemos tenido mal realizaremos lo siguiente: 

1. Las pasaremos a limpio en un folio (toda la pregunta) y veremos dónde se encuentra en el temario (artículo, reglamento…etc). 

2. Subrayaremos aquellas palabras que nos resulten extrañas y que nos han provocado el fallo: por ejemplo en algunos test cambian los conceptos de “únicamente”, “exclusivamente” o si son test de penal cuando hacen referencia al reo si es “autoridad”…etc.

3. Convertiremos la pregunta en afirmación. Si la pregunta es “Cuál es el título IV del Código Penal”; lo convertiremos en una afirmación que escribiremos al lado de la pregunta “El Título IV del Código Pena es… “

4. Estudiaremos todas las preguntas que hemos fallado.

 

En lo que se refiere a las preguntas que hemos dudado haremos un procedimiento similar:

1. Pasaremos a limpio en un folio (toda la pregunta escrito a mano) y veremos dónde se encuentra en el temario

2. Veremos en qué se diferencia la respuesta correcta de la que hemos elegido. Buscaremos y estudiaremos esas diferencias.

3. Convertiremos la pregunta en afirmación.

4. Estudiaremos todas las preguntas que hemos dudado

Como hemos dicho al principio realizar todo este tipo de trabajo lleva su tiempo. También hay que tener en cuenta que es una forma diferente de estudiar y que te va a servir para salir de la monotonía del aprendizaje “puro y duro”. No es nada recomendable ponerse a realizar test sin tener una base formada en la materia. Al contrario es contraproducente porque te va a desvirtuar y crear falsas expectativas. No va a servirte de nada. Lo primero y más necesario es tener una formación de mínimos, bien asentada, para posteriormente “estudiar de otras formas”. 

Es conveniente estar encima de la oposición de forma constante y para ello puedes hacer diferentes ejercicios:

1. Estudiar

2. Convertir preguntas en afirmaciones

3. Estudiar de forma detallada únicamente unos pocos artículos

4. Repasar y pasar a limpio la estructura

5. Pasar a limpio los temas (escribir)

6. Cantar (hablar en alto los temas y recitarlos)

Es importante seguir todos estos consejos y los que te proponemos.

Cómo enfrentarte al test de la oposición

A día de hoy el test de la oposición es donde se produce el mayor cribado pues suspenden el 70% de los aspirantes. En la última convocatoria en el test suspendieron más del 70% por lo que es muy importante estudiar y trabajar el test.

En primer lugar tenemos que ser conscientes de que nos enfrentaremos ante un test difícil, por lo que es muy importante tener una base detrás sólida y formada. En cuanto tengamos el test lo primero que tenemos que hacer es leer tranquilamente las preguntas (sin prisa pero sin pausa), es decir hacer una primera lectura respondiendo únicamente aquellas preguntas que estemos completamente seguros de la opción correcta. Si una pregunta dudamos o no estamos seguros la pasaremos en esta primera fase.

Imaginemos la siguiente situación: estamos ante un test y hemos respondido un total de 65 preguntas de las cuales estamos totalmente convencidos de que las tenemos bien (el resto en blanco). Es probable que tengamos algún fallo, pero nuestra nota oscilaría entre un 6 y un 6,5. Es una nota muy buena.

Después de esta primera fase iremos a responder aquellas preguntas en las que dudábamos de su respuesta. Les dedicaremos algo más de tiempo porque al principio lo que hemos hecho ha sido responder las preguntas que sabíamos perfectamente cuál era su respuesta correcta. Sin embargo en éstas nos vamos de tener un poco más para pensar sobre la respuesta.

Finalmente y tras esta segunda fase tendremos que saber cuántas preguntas hemos respondido del total. Si hemos respondido menos de 60 preguntas tendremos un problema pues nuestras probabilidades son bajas. Si hemos respondido -por ejemplo- 80 preguntas (incluidas las dudosas) tenemos que plantearnos en responder las otras 20 restantes. Desde aquí te aconsejamos que contestar 20 preguntas de las que no tienes ninguna certeza es mejor dejarlas en blanco para que no te penalicen. 

Un test de 80 respuestas en donde la mayoría están bien y una pequeña parte tendrás dudas es un test aprobado. Y es lo que nos interesa.

Si tienes alguna duda o necesitas más información te recomendamos que nos visites: Academia de Policía Local Zaragoza ISFES.