Cuándo un ciclo de pedaleo asistido pasa a ser un ciclomotor

La diferencia entre ambos tipos de vehículos es muy importante pues recientemente Tráfico se ha esforzado a través de diferentes instrucciones y notas aclaratorias en diferenciar lo que es un ciclo con pedaleo asistido con un ciclo de motor, cuya matriculación es obligatoria.

Así, conforme al Reglamento (UE) nº 168/2013 del Parlamento Europeo y del Consejo, relativo a la homologación y requisitos técnicos de los vehículos de la categoría L, debemos distinguir al respecto, dos tipos de “ciclos” con motor eléctrico:

Bicicletas con pedaleo asistido

Bicicleta de pedaleo asistido o ciclo de pedaleo asistido. No se incluyen en la categoría L de vehículos del Reglamento de Vehículos por lo que no necesita homologación ni matriculación. Es lo que todos conocemos como una bicicleta eléctrica. Únicamente requiere de una certificación por parte del fabricante que reúne las características técnicas aplicables por la normativa europea en cuanto a las normas de homologación y certificación. 

Su definición dentro del Reglamento de Vehículos es de “bicicletas de pedales con pedaleo asistido equipadas con un motor eléctrico auxiliar, de potencia nominal continua máxima inferior o igual a 250W, cuya potencia disminuya progresivamente y que finalmente se interrumpa antes de que la velocidad del vehículo alcance los 25 km/h o si el ciclista deja de pedalear”. 

Este tipo de vehículos podrían alcanzar velocidad superiores pero evidentemente sería mediante el esfuerzo muscular del ciclista. Sin embargo, Tráfico alerta de la existencia en el mercado de otros ciclos de apariencia similar a los “ciclos de pedaleo asistido”, con prestaciones muy superiores que provocan que deban clasificarse como ciclomotores o incluso como motocicletas. Es el caso de los “ciclos  de motor” incluidos en la categoría europea L1e-A o L1e-B, que tienen la consideración de ciclomotores.

Ciclos de motor (ciclomotores) con categoría L1e-A o L1e-B

A diferencia de las bicicletas de pedaleo asistido los ciclos de motor se incluyen dentro de la categoría L1e del Reglamento de Vehículos, por lo que se consideran vehículos de motor de dos ruedas ligeros. Esta categoría se divide en L1e-A “ciclos de motor” y L1e-B “ciclomotor de dos ruedas”. Las principales características de los ciclos de motor (o L1e-A) es que son ciclos diseñados para funcionar a pedal y que cuentan con una propulsión auxiliar cuyo objetivo es ayudar al pedaleo, su potencia de propulsión se interrumpe cuando el vehículo alcanza los 25 km/hy su potencial nominal máxima es menor o igual a 1.000W. 

Cualquier vehículo de la categoría L1e que no puede catalogarse dentro de los criterios a los de la categoría L1e-A, se incluirán a la categoría L1e-B

Muy importante es la aclaración realizada por Tráfico en sus instrucciones indicando que los vehículos de categoría L1e-A están incluidos dentro de la categoría L1e de ciclomotores, y por tanto para circular deberán cumplir con las obligaciones establecidas a los mismos, es decir, matriculados y homologados. Estas obligaciones a cumplir por parte de los vehículos de la categoría L1e (tanto los L1e-A como los L1e-B) que circulen por la vía pública, incluyen las siguientes, como cualquier otro ciclomotor:

– Deben estar matriculados

– Fabricados de acuerdo a unas homologaciones

– Deben contar con una homologación o número de bastidor así como certificado de características técnicas del ciclomotor

– Debe estar con un seguro de vehículo en vigor

– Debe contar con un permiso de circulación

– Su uso implica hacer uso del casco obligaotior

– Debe pasar la ITV correspondiente (exento durante los tres primeros años y posteriormente bienal)

– No puede circular por carril bici siendo obligatorio la circulación por calzada

– Están obligados a someterse a las pruebas de alcohol y drogas

En definitiva son considerados como un ciclomotor.

Como diferenciar una bicicleta de pedaleo asistido de los ciclomotores L1e-A

La verdad es que no es algo simple sino que es mas bien complicado. Ya no depende únicamente del aspecto externo del vehículo, sino de las características técnicas del motor eléctrico.  Cada vez son más los modelos de vehículos que van cambiando las diferenciaciones técnicas de cada vehículo, por lo que hay que acudir al fabricante con los medios existentes para “conocer” exactamente las características del vehículo.

Además de las bicicletas de pedaleo asistido (o ciclos de pedaleo asistido) que tenían un motor de hasta 250W que dejan de funcionar a los 25km/h, cada vez proliferan más denominaciones comerciales correspondientes a la categoría de ciclos a motor (catalogados como ciclomotores) como son las “Powered Cycles” (bicicletas eléctricas de carga) englobadas dentro de la categoría L1e-A y que utilizan un motor de con una potencia entre 250 y 1.000W como ayuda al esfuerzo muscular. Dicho motor deberá detenerse cuando el conductor deje de pedalear o si la velocidad supera los 25km/h. 

También nos encontramos con las “Speed Ebikes” como las que popularizó Gerard Piqué, encuadradas dentro de la categoría L1e-B con un motor con una potencia nominal máxima igual o inferior a 4.000W y finalmente encontraremos bicicletas eléctricas que incorporan un acelerador que propulsa la bicicleta sin necesidad de pedalear, estando englobada en la categoría L1e-A o L1e-B

Fuente e información: Escuela Policial Barrios

 
0 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like
Read More

Señal V16

Con la Orden PCI/810 la Dirección General de Tráfico adaptó parte de su normativa a los nuevos tipos…