Pérdida de vigencia por la pérdida de la totalidad de puntos

trafico

Un elemento esencial del permiso por puntos es el efecto punitivo para aquellas conductas que más atentan contra la seguridad vial. En el caso de conductores reincidentes en estos comportamientos, este elemento punitivo se concreta en el mayor reproche jurídico existente en la actualidad en la vía administrativa: la declaración  de pérdida de vigencia por pérdida total del crédito de puntos, que supone la imposibilidad de conducir por parte del conductor afectado durante al menos seis meses. 

Aunque los procedimientos de declaración de pérdida de vigencia por agotamiento del saldo de puntos son procedimientos administrativos, regulados en el artículo 37 del Reglamento General de Conductores (RD 818/09), tienen también un efecto penal, si acudimos al  primer párrafo del artículo 384 del Código Penal, éste tipifica la conducta de conducir teniendo declarada la pérdida de vigencia por pérdida total de puntos.

Es por este motivo que la jurisprudencia ha ido definiendo unas pautas de actuación a seguir en la tramitación del procedimiento administrativo de declaración de pérdida de vigencia, especialmente en cuanto a la notificación del procedimiento, para intentar evitar que la notificación se realice de forma edictal.

Notificación de la resolución administrativa

De forma generalizada los Jueces sostienen que es un requisito indispensable para que se dé el tipo delictivo del artículo 384 del Código Penal –“conducción de vehículos de motor o ciclomotores en los casos de pérdida de vigencia del permiso o licencia por pérdida total de los puntos asignados”-, que el imputado sea consciente de que realiza la conducción habiendo perdido la vigencia por la pérdida de todos los puntos asignados, exigiendo que la resolución administrativa declarativa de la pérdida de vigencia se haya notificado personalmente al interesado, con independencia del medio utilizado para ello.

Este criterio judicial aconseja que la resolución de la declaración de pérdida de vigencia deba notificarse de forma personal, o como mínimo en el domicilio del interesado, evitando siempre que sea posible la notificación edictal. Todo ello de que sin perjuicio desde el punto de vista administrativo, la notificación sea válida cuando se haya realizado conforme a lo recogido la Ley 39/2015 de Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas.

Para conseguir que la resolución de pérdida de vigencia se notifique de forma personal o en el domicilio del interesado, el medio más directo y efectivo es sin duda la petición de colaboración de los Cuerpos Policiales. El grado de colaboración es bastante variable de unas provincias o localidades a otras, no siendo posible generalizar un grado concreto, pero debe procurarse, al menos, como último recurso. En Zaragoza la Policía Local de Zaragoza colabora con la Administración en cuanto a la notificación de este tipo de resoluciones, con el objetivo de lograr un mayor éxito en la notificación de las mismas. 

Otra de las opciones es a través de los servicios de cartería, y el resultado de la notificación se anotará en la aplicación que gestiona las pérdida de vigencia de forma manual. La anotación manual es necesaria para minimizar los errores detectados con la actual anotación informatizara. Si en los dos o tres intentos de notificación por correo persiste el resultado de AUSENTE en horas de reparto, o si consta que la notificación ha sido rehusada por persona distinta del interesado, se reintentará la notificación a través del servicio de BUROFAX, servicio contratado por la Dirección General de Tráfico con Correos en el contrato de servicios postales del Ministerio del Interior.

Pérdida de vigencia edictal

Dado que según el criterio judicial penal las declaraciones de pérdida de vigencia notificadas de forma edictal no pueden servir de base a la imputación del delito tipificado en el primer párrafo del artículo 384 del Código Penal, se hace necesario diferenciar informáticamente las anotaciones de las pérdidas de vigencia no edictales de aquellas que si lo son, de forma que los agentes de la autoridad encargados de la vigilancia del tráfico tengan conocimiento de esta circunstancia al identificar a un conductor.

La distinción informática de las pérdidas de vigencia edictales se produce mediante  la anotación manual de una incidencia de aviso con la leyenda “pérdida de vigencia edictal”. El Procedimiento de actuación de los agentes al detectar que un conductor se encuentra en situación de “pérdida de vigencia edictal” será la formulación de un boletín de denuncia por infracción muy grave al artículo 1.1 del Reglamento General de Conductores por conducir careciendo de autorización administrativa correspondiente, ya que la que posee, no es válida por carecer de vigencia.

0 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like
Read More

Señal V16

Con la Orden PCI/810 la Dirección General de Tráfico adaptó parte de su normativa a los nuevos tipos…