A los VMP se les va a exigir un certificado de características técnicas para circular

Tan sólo seis meses después de que la Dirección General de Tráfico publicara la Instrucción 19/V-134, este organismo autónomo del Ministerio del Interior la ha derogado y sustituido por otra mucho más completa: la Instrucción 2019/S-149 TV-108 sobre “Aclaraciones técnicas y criterios para la formulación de denuncias de vehículos ligeros propulsados por motores eléctricos“.

En este caso Tráfico nos detalla de forma más concisa lo que será de definición legal de un VMP (Vehículo de Movilidad Personal) y corrige la confusión creada cuando identificaba a todos los efectos los vehículos eléctricos ligeros (L1e-A) con ciclomotores. Pues bien, ahora queda claro que aunque se les exige algunos requisitos propios de los ciclomotores, no tienen esta consideración legal.

La Instrucción S-149 TV-108 aclara además un gran número de infracciones que pueden cometer los conductores de distintos tipos de vehículos, que a veces, tanto los agentes como los usuarios, llegan a confundir ente sí, encontrándonos las siguientes diferenciaciones:

a) Vehículos de Movilidad Personal (VMP)

b) Bicicletas de pedaleo asistido (EPAC)

c) Ciclos de motor de la categoría L1e-A

d) Ciclomotores eléctricos de la categoría L1e-B

 

Tráfico ha establecido con bastante claridad ciertos límites, hasta ahora difusos, en el concepto de VMP teniendo que cumplir una serie de características técnicas y que son las siguientes:

1º – Son vehículos de una única plaza

2º – Propulsados exclusivamente por motores eléctricos

3º – La velocidad máxima por construcción es entre 6 y 25 km/h (si es inferior a 6km/h es considerado un juguete)

4º – Únicamente pueden estar equipados con sillín si están dotados de sistema de autoequilibrado. Un patinete eléctrico con sillín medido desde el suelo a una altura superior a 54 cm no se considera VMP al carecer sistema de autoequilibrado.

 

Además, con la actual reforma del Reglamento General de Vehículos a través el Real Decreto 970/2020 de 10 de octubre los Vehículos de Movilidad Personal (VMP) estarán obligados a partir del 2 de enero de 2021 a poseer un ‘Certificado para la circulación’; se trata de un documento expedido por un tercero (se entiende que el fabricante) en el que acredita que el vehículo cumple con el diseño, construcción y ensayos correspondientes aplicados a la normativa técnica. De momento, el Real Decreto no deja claro si el conductor debe estar en posesión de dicho certificado o exhibirlo. 

Otro de los documentos que se les va a exigir es un ‘Manual de características técnicas’ en donde vengan recogidas las principales características técnicas del VMP y su certificación para circular. Se prevé la posibilidad de que este tipo de documento vaya implementado a través de un código QR en el propio vehículo. En cuanto a las normas aplicables de circulación entendemos que son las siguientes:

No se les exige autorización administrativa para circular, ni para conducir, ni seguro.

– Están obligados a someterse a las pruebas de detección de alcohol y drogas (tasa de alcohol hasta 0,25 mlg/l)

– No pueden circular haciendo uso del teléfono o auriculares

– Cabe infracción en el caso de circulación nocturna sin alumbrado ni elementos reflectantes (art.98 RGCIR)

– Uso del casco si así viene recogido en la correspondiente Ordenanza Municipal

Con esta aclaración de medidas y de supuestas infracciones Tráfico busca acotar y definir mucho mejor el denominado “nuevo concepto” de movilidad al tiempo que manda un mensaje muy claro: la acera es para los peatones. La nueva instrucción nos recuerda que la circulación de toda clase de vehículos por la acera está prohibida: con la salvedad de los patines, monopatines y aparatos similares siempre que vayan a paso de persona.

0 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like