La avenida de Navarra perderá carriles de circulación para ganar espacio peatonal

Como mínimo la avenida de Navarra tiene que perder un carril por sentido de circulación. Quienes estén al cargo del diseño urbano de este vial deben de saber que en la actualidad, el tráfico que soporta esta avenida, está muy por debajo de la capacidad de la misma. Es muy habitual la existencia de una doble fila constante, sin que cree mayor afección al tráfico (fruto de lo anterior) por lo que el espacio que debe destinarse al peatón debe aumentarse.

En cuanto al uso de las reservas de espacio para el transporte de mercancías, las cargas y descargas, aunque son muy utilizadas existen también determinados vehículos que rotan poco o muy poco. Por tanto nos encontramos ante un panorama ideal para realizar una verdadera conversión de esta avenida en un auténtico espacio peatonal y para bicicletas. 

El ayuntamiento de Zaragoza anunció un plan para reformar la avenida de Navarra y otras calles como Reina Fabiola o calle San Miguel. Por el momento se estima que la avenida recibirá una inversión de 5 millones de euros.

La imagen de la actual avenida de Navarra es fruto de las políticas en materia de movilidad urbana producidas en los años 50 y 60. Nos encontramos con un vial que en aquella época era flujo de entrada de vehículos pesados y zona de paso de salida y entrada de la ciudad.

Con un total de 6 carriles de circulación (3 por sentido) y una zona de estacionamientos esta avenida dedica un peso aproximado del 75% al vehículo.

Se plantean dos diseños diferente entre sí en donde el peso del peatón y bicicleta pasan del 25% al 40% (o más). Se crean dos carriles bici segregados con un ancho de 1,50 metros cada uno y se amplían las aceras con un valor entre 4 metros y 4,5 metros. 

Se colocan zonas de estacionamiento de vehículos con la idea de que sean zonas para la carga y descarga principalmente y zona ESRO/ESRE. A condición de que no tienen que existir estas zonas de estacionamiento a lo largo de la misma avenida sino mas bien ser intermitentes.

el Ayuntamiento lleva décadas sin reformar estas calles, parece ser que ahora será posible

La otra opción es crear un bulevar en el centro de la misma avenida para desarrollar espacios familiares e infantiles o de incluso restauración. Aquí el diseño tendría que ser más ajustado pues habría que ver de cuántos metros de anchura estamos hablando, es una buena opción aunque “complicada”.

Sea cual sea el diseño final, la avenida de Navarra debe tener un carril bici segregado, bien diseñado y amplio. Además no debe renunciar a unas aceras amplias y zona de arbolado suficiente para paliar el exceso de cemento que existe en toda esta avenida. 

0 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like