Se dispara el uso de la bicicleta mientras colectivos reclaman más carriles bici

El uso de los carriles bici en Zaragoza se ha disparado hasta un 80% en algunos casos. El auge de la bicicleta y la irrupción de los patinetes eléctricos han aumentado de forma notable algunos tramos de carriles bici en la ciudad.

La llegada del COVID ha supuesto una aceleración en el incremento de usuarios en favor de bicicletas y VMP. Recientemente se conoce que el Ayuntamiento de Zaragoza ha comprobado, gracias a un conteo que ha realizado en varios puntos de la ciudad, que el uso de los carriles bici se ha disparado un 79,10% en los dos últimos años.

La llegada del COVID ha supuesto una fuerte caída del uso del transporte público -que actualmente se sitúa en el 40%- y un aumento de los carriles bici. Sin embargo, el problema reside en dos cuestiones: la primera cuestión es que precisamente se trataba de evitar eso mismo, que la bicicleta se nutriera de usuarios del transporte público y los datos indican exactamente eso. Mientras el uso del vehículo privado se recupera, el uso del transporte público está en mínimos, por lo que el trasvase de usuarios pertenecen del transporte público. La segunda es que no se ha aplicado ninguna medida en favor de la segregación del tráfico para hacer carriles bici mejor diseñados y seguros.

Por lo tanto tenemos el peor escenario desde el punto de vista de la movilidad con el que se estaba trabajando en el mes de marzo y abril. 

Con la ayuda de las cámaras de control de tráfico, los técnicos de Movilidad han contado el tráfico de doce carriles bici. Y han registrado un aumento de casi el 80% con respecto a los que contaron hace dos años. Si solo hubieran anotado el paso de bicicletas, el incremento hubiera sido del 32,61%. Según estas estadísticas, el 77,42% de los usuarios de los carriles bici van pedaleando y el resto (22,58%), en VMP.

Llegados a este punto es condición mas que necesaria la inversión en infraestructura ciclista. Se estima que aproximadamente un kilómetro de carril bici cueste unos 60.000 euros. Un plan adecuado para tejer un red ciclista segregada y bien diseñada podría suponer una inversión mínima y una recuperación del transporte público: lo que a la larga supondría empezar ingresar millones de euros en lo que al déficit del transporte público se refiere.

No se trata ya sólo de una cuestión de mejorar la fluidez del tráfico y de dar soluciones a la movilidad ciclista, es que si no se hace, el déficit del transporte público va a ser un auténtico lastre económico para las arcas municipales.

0 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like