¿Cuál es el riesgo de contagio por COVID en el transporte público?

El transporte público se percibe como un foco de contagio de coronavirus debido a la gran cantidad de personas que concentra, pero los últimos estudios apuntan lo contrario. Viajar en metro o autobús comporta un mayor riesgo que caminar al aire libre, pero es más seguro que cenar en un lugar cerrado.

Las personas suelen permanecer en trenes o autobuses durante períodos de tiempo relativamente cortos, en comparación con un día de trabajo en una oficina o una cena en un bar con amigos.

Según un estudio realizado por AENA las posibilidades de contagiarse en un avión son inferiores al 1%. Esto es debido a que la totalidad del aire existente en la cabina de la aeronave se renueva al 99% cada minuto y medio aproximadamente. 

Países como Francia, EE.UU. y España han llegado a la conclusión de que, aplicando las medidas de protección (mascarilla) y disminución de la interacción social, el riesgo de contagiarse en el transporte público es del 1%. Una cifra muy baja si la comparamos con el riesgo de contagiarse en el trabajo (24%) o en reuniones familiares (14%).

Por su parte el CSIC apunta a la necesidad de “ventilar más” si puede ser lo habitáculos de los vagones de metro o transporte público. No obstante precisa que los filtros del aire acondicionado de los trenes y autobuses no son tan eficaces como los de los aviones. El aire del avión circula de arriba hacia abajo y tiene muchas renovaciones. Cambiar los filtros de los trenes y autobuses es inviable porque habría que cambiar el sistema de acondicionamiento y el diseño de los vehículo.

En el metro de Nueva York el aire que circula por el vagón se reemplaza por aire fresco al menos 18 veces por hora. En los restaurantes, el aire se renueva de ocho a 12 veces por hora, y en las oficinas, de seis a ocho. Según Álvaro Fernández Heredia (Gerente de Transporte Madrid 2015- 2019), España cuenta con unos de los mejores sistemas de ventilación porque están pensados para afrontar nuestro clima caluroso. 

En el Metro de Madrid el aire se renueva como mínimo una vez cada 2,5 minutos. Es decir, entre 24 y 44 veces en una hora según el tipo de tren. Como vemos desplazarse en transporte público es una actividad segura en cuanto a posibilidades de contagio por COVID. 

En Zaragoza el uso del transporte público llegó a caer un 80% a pesar de que es considerado un transporte seguro, cómodo y eficiente.

0 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like