El Estado debería subvencionar la compra de bicicletas eléctricas

Antes de la llegada del COVID19, la Unión Europea a través de la Agencia Europea de Medio Ambiente evaluó la situación actual de Europa llegando a la conclusión de que “estamos llegando a un punto de inflexión”. Dicho informe pone el acento en la necesidad de llevar a cabo acciones “antes y durante la próxima década” para revertir la situación.

Para tener un futuro próspero, sostenible y económico, Europa debe abordar ahora planes que abarquen en una mejor gestión de sus residuos y en una disminución de los gases y combustibles fósiles. 

Dónde actuar

La Unión Europea pone el foco de atención en atender las actuales leyes de medioambientales así como convertir la sostenibilidad en el marco político general de todos. Además hace una. recomendación para invertir más en “desarrollo sostenible” y “fomentar la innovación”. 

En el aspecto más cercano; el municipal, los Ayuntamientos deben abordar estos problemas desde una perspectiva local llevando a cabo iniciativas y proyectos propios, ya sea bajo un marco estatal o como un ejercicio propio de la Administración Local. 

Hay muchas voces que reclaman que el Estado debería subvencionar de alguna manera la compra de bicicletas eléctricas. Este medio de transporte asegura la libertad de movimiento para aquellas personas que tienen unas facultades físicas más mermadas que otras. 

En algunos puntos de Europa se ha demostrado que las bicicletas eléctricas han reemplazado entre el 35-50% de los viajes en automóvil.

Si el Estado te da hasta mil euros por cambiar de coche ¿por qué no los da por cambiar el coche por una bici eléctrica?

Realizar una transición progresiva hacia un modelo más sostenible es relativamente sencillo. No se trata de hundir la industria de la automoción ni mucho menos, pero sí se trata de “cambiar el modelo” y cambiar nuestros hábitos de movilidad. Destinar el 70% del espacio para un medio de transporte que pasa de media el 92% del tiempo parado o estacionado y cuesta veinte mil euros no es que sea muy eficiente.

En este modelo propuesto, los ayuntamientos pueden jugar un papel fundamental a la hora de buscar facilidades en la movilidad. Básicamente se trataría de diseñar y conectar mucho mejor la red de carriles bici de la ciudad bajo estos parámetros:

1.- Carriles bici más anchos con incorporación de arbolado y masa verde

2.- Mejor conectados, especialmente en las intersecciones entre viales

3.- Mejor diseñados 

4.- Más seguros. Mediante la segregación física del tráfico rodado

Una fórmula que funcionaría

Una posible fórmula que se ha pensado es que el Estado subvencione con hasta un máximo 1.500 euros la compra de una bicicleta eléctrica con la siguientes condiciones: 500 euros irían a las arcas municipales en donde reside el comprador con la condición de que fueran destinados a la creación de infraestructura ciclista. El resto (mil euros) irían al comercio en donde el comprador seleccionara para la compra de la bicicleta.

Si fuese la bicicleta para reemplazar otra bicicleta existente, el comprador debe entregar su vieja bicicleta para su posterior reciclaje.

0 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like