Las ciclovías podrían reportar 3 mil millones de euros en beneficios sanitarios en Europa

Cada kilómetro emergente de carril bici instalado supone un aumento de 0,6% del uso de la bicicleta

Mantener las “ciclovías corona” emergentes instaladas en muchas carreteras principales de las ciudades europeas daría como resultado beneficios para la salud valorados en 3 mil millones de euros al año. Es lo que afirma un nuevo estudio de investigadores alemanes del cambio climático (clic aquí para acceder al estudio).

Utilizando datos históricos de contadores de ciclistas en 106 ciudades europeas, los investigadores estiman que las ciclovías temporales instaladas durante la pandemia de coranavirus han llevado, en promedio, a un aumento del 7% en las tasas de ciclismo.

Lo novedoso de este estudio es su relación con la Salud Pública (obviamente moverse en bicicleta es ejercicio) en donde estiman que cada kilómetro de carril bici genera 0,62 céntimos en beneficios para la Salud (clic para acceder al estudio).

Según el seguimiento de la Federación Europea de Ciclistas (ECF) con sede en Bruselas , los gobiernos locales y nacionales de toda Europa se comprometieron a instalar 2.315 kilómetros de ciclovías emergentes durante la pandemia. En Zaragoza esto se traduce en la instalación de varios kilómetros de ciclovías por las principales calles de la ciudad, a pesar de que algunas de ellas no se encuentran correctamente señalizadas o existen obstáculos o no terminan de incentivar su uso.

El 21 de abril de 2020 la OMS sacó una guía para desplazarse durante la pandemia y recomendó alternar “bicicleta con desplazamientos a pie” para mejorar el distanciamiento social y cumplir con el requisito mínimo de ejercicio físico diario.

París ha sabido adaptarse muy bien bajo la premisa de estos criterios, impulsando carriles bici, espacios peatonales y zonas de convivencia con un doble objetivo:

a) La posibilidad de seguir desplazándose con seguridad

b) No parar el motor económico

En Londres las ciclovías instaladas de forma temporal se han convertido en vías ciclistas instaladas de forma permanente. El alcalde de Londres manifestó que “para tener a los londinenses en movimiento hay que reducir espacio al vehículo; así tendremos más distanciamiento y podremos seguir moviéndonos”. 

Park Lane es una de las calles más prestigiosas de Londres, linda con Oxford Street, una importante calle comercial, pero antes de que se instalara el carril bici, era un espacio hostil para los ciclistas. A día de hoy es una de las calles con más actividad ciclista y comercial.

0 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like