Parque Venecia solicita mejoras en la intersección de Scarpa – Cannaregio

A pesar de que llevan reclamando este tipo de mejoras en materia de Seguridad Vial desde el año 2016, los vecinos de Parque Venecia siguen insistiendo en mejorar algunos puntos conflictivos encauzando sus propuestas a través de la Comisión de Urbanismo -encabezada por ZEC desde el año 2016-.

En concreto solicitan la instalación de elementos físicos que obliguen a los conductores a reducir la velocidad en Carlo Scarpa y, consecuentemente, a realizar el ‘STOP’ situado en la intersección de las calles Cannaregio y Scarpa. Son numerosos lo vehículos que no realizan correctamente la señal de STOP en todo el barrio. 

La instalación de elementos reductores de velocidad, badenes o el denominado “cojín berlinés” sería una medida que ayudaría a resolver el problema sin necesidad de realizar grandes gastos.

El cojín berlinés es una elevación implantada sobre la calzada similar a un badén elevado. Su función es la de obligar a reducir la velocidad del vehículo o incluso hacerlo detenerse sin perjudicar al transporte público (que al tener un eje más ancho no le afecta). 

La propuesta de los vecinos de Parque Venecia se apoya en que ese punto en cuestión es transitado por numerosos de peatones (familias) que pasean o pasan para realizar sus compras y es zona de paso para vehículos que entran o salen de sus garajes así como para el abastecimiento de los locales comerciales más próximos.

En el año 2017 presentaron una serie de medidas que fueron rechazas por los funcionarios del área de Movilidad Urbana. En ese documento (Movilidad Urbana) alegaba:

1.- Que las elevaciones (badén o cojín berlinés) producían ruido cuando eran atravesadas por los vehículos

2.- Era molesto para los conductores porque podría sufrir la suspensión del vehículo

Cabe destacar que no existe ningún estudio sobre el impacto del ruido que producen este tipo de elementos reductores de velocidad. La respuesta dada en el año 2017 no se apoyaba sobre ningún estudio al respecto o que se hubiera realizado en Zaragoza. Incluso al contrario, al obligar a reducir la velocidad de los vehículos, disminuyen los decibelios del tráfico rodado. Por otra parte, no es tarea de ningún funcionario decidir lo que puede ser “molesto” o no para un vehículo. 

Es obvio que si el conductor no quiere que la suspensión de su vehículo se vea afectada, deberá de reducir la velocidad, especialmente si circula a 55 km/h en un tramo que se aconseja ir a 20 km/h… 

Ejemplo de cojín berlinés

Los badenes reductores de velocidad están instalados en numerosos municipios de toda la geografía nacional. Su instalación está incluso regulada por una Instrucción del Ministerio de Fomento (3053/2008). Los badenes reductores de velocidad se pueden (no es obligatorio) instalar en los pasos de peatones, convirtiéndolos en una herramienta muy útil.

La longitud de la rampa es de un metro en el caso de viales con limitación a 30 km/h y la longitud de la zona elevada es de cuatro metros, con una altura aproximada de +/- 10cm. En total ocupan un espacio de 5 metros, lo que equivale a un paso de peatones.

Por otra parte también tenemos los badenes tipo “lomo”. Que tienen una altura de 6 cm y una longitud de 4 metros.

Son muchas las soluciones existentes antes de la decisión de instalar un bloque semafórico: que tiene mucho más gasto y consumo. Ahora es tarea de las administraciones adaptarse a los “nuevos” tiempos y adoptar medidas novedosas.

0 Shares:
1 comment
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like