Multa por conducir con tasa de alcoholemia o drogas positiva

A estas alturas está mas que demostrado que la ingesta de alcohol con el ejercicio de la conducción no es una actividad compatible. Se estima que el alcohol o las drogas están presente en el 40% de los accidentes mortales.

En la actualidad, el perfil es un varón de entre 25 y 54 años, que conduce un turismo y que ha bebido alcohol o ha ingerido cocaína o marihuana.

Los análisis toxicológicos realizados a 751 personas fallecidas en 2018 en accidente de tráfico (535 conductores, 143 peatones y 73 acompañantes) muestran que el consumo de alcohol, otras drogas y psicofármacos sigue influyendo negativamente en la seguridad vial. Destaca especialmente el incremento en el consumo de cannabis y cocaína que se viene detectando en los últimos años. Así consta en la Memoria del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses (INTCF) sobre Víctimas Mortales en Accidente de Tráfico realizado en el año 2018.

preocupante ascenso del consumo de drogas

Si se comparan los resultados de los últimos diez años, se observa una tendencia a la baja en el consumo de alcohol pero se detecta un preocupante incremento de la presencia de drogas y de los psicofármacos. Entre los años 2016 y 2017 los accidentes mortales con presencia de drogas subieron un 33% respecto al año anterior y confirman una tendencia al alza que se ha ido manteniendo durante el 2018 y 2019. 

La Dirección General de Tráfico se está dando cuenta que «a más pruebas de drogas más positivos». Los datos que arrojan las estadísticas es que el consumo de drogas es más generalizado de lo que se pensaba en un primer momento: tarea fundamental de las Policías Locales y de la Guardia Civil.

Pero por suerte, consumir drogas y alcohol y ponerse al volante no es una actividad que sea gratuita. La tendencia en Europa nos muestra que las multas en estos aspectos tenderán a subir más.

En Zaragoza es habitual que durante los fines de semana la Policía Local realice controles conjuntos de alcohol y drogas en los conductores. La prueba de drogas se realiza en un dispositivo similar al que detecta el alcohol, con la diferencia que la muestra será un poco de saliva en vez de aire espirado.

En España conducir con una tasa de alcohol positiva (+0,25 mlg/l) conlleva una sanción de 500€ y una retirada de 4 puntos de nuestro permiso de conducir. Si la tasa de alcohol arrojada supera los 0,50 mlg/l entonces la sanción se eleva hasta los 1.000€ y los 6 puntos. Lo mismo ocurre si durante el año anterior hemos cometido la misma infracción de conducir con una tasa de alcohol positiva: la multa ascenderá al máximo posible.

En cuanto a las drogas, la normativa penaliza la ingesta o consumo de drogas al volante. Es decir, no hace falta ir influenciado ya que entonces estaríamos hablando de un delito contra la seguridad vial. El mero consumo o ingesta en el organismo de drogas y ponernos al volante va a suponer una multa de 1.000 y una pérdida de 6 puntos.

La multa por haber ingerido drogas y dar positivo será una sanción de 1.000€ y una pérdida de 6 puntos, así como la posibilidad de que el vehículo sea trasladado al Depósito Municipal.

La tasa para conductores profesionales es más restrictiva (0,15 mlg/l) mientras que para el resto es de 0,25 mlg/l. Una tasa positiva de alcohol lleva aparejada una multa de 500€ y una pérdida de 4 puntos.

Si superamos el doble de la tasa permitida (0,30 y 0,50) la multa será de 1.000€ y 6 puntos.

La conducción con influencia clara de drogas tóxicas es un delito contra la Seguridad Vial recogido en el Código Penal. Cabría la detención y la inmovilización del vehículo.

La conducción con influencia clara de alcohol o superando la tasa de 0,60 mlg/l es un delito contra la Seguridad Vial recogido en el Código Penal. Cabría la detención y la inmovilización del vehículo.

0 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like